Mar14
¿Qué tipo de suelo elegir para tu hogar?

¿Qué tipo de suelo elegir para tu hogar?

Por necesidad, practicidad, o, simplemente, por estética. Cambiar el pavimento de nuestra vivienda puede suponer un gran cambio de imagen. Por eso mismo, debemos tener en cuenta que la elección del suelo es algo muy importante.

Una vez sepamos cuál es el presupuesto, nuestras necesidades y cuál será el estilo y las sensaciones que queramos otorgar a la estancia, podremos plantearnos qué tipo de suelo elegir… Descubre los diferentes tipos y sus características:

Parquet de madera natural

La madera le confiere a la casa un aire más cálido que cualquier otro material. No se trata sólo de la textura, sino sobre todo de la calidez al contacto con los pies. La parte negativa es que el parquet natural suele estropearse más a la larga, aunque, si es de buena calidad, puedes acuchillarlo y dejarlo como nuevo.

Parquet sintético o laminado

Gracias a las últimas innovaciones, actualmente es difícil diferenciar a primera vista un parquet de madera natural de uno sintético o laminado. Sin embargo, el parquet laminado suele ser más resistente (es recomendable no poner menos de un AC4 de dureza) tanto a los golpes como a los productos químicos y a la humedad. Esto nos permite nuevos usos, como la colocación de parquet en la cocina y el baño.

Piedra natural, terrazo o granito

Este tipo de materiales son más fríos que la madera, así que lo normal es que se coloquen en los pisos más calurosos. La parte buena es que la piedra es mucho más resistente que la baldosa en general, sin embargo a la hora de elegir un suelo, debemos conocer el grado de porosidad tanto de la piedra como de la baldosa que queremos colocar, ya que, cuanto más poroso sea el material, más se ensuciará y pueden quedar manchas difíciles de quitar.

Baldosa cerámica o porcelánica

Estéticamente, la diferencia entre una piedra y una baldosa es que el suelo de piedra suele verse como un pavimento continuo (a menos que específicamente se quieran hacer formas o dibujos) ,mientras que en un suelo de baldosas cerámicas la junta entre éstas es determinante. Elegir bien el tamaño de estas piezas respecto a la sala (si es muy pequeña no es necesario poner piezas muy grandes, porque no se apreciaran), su colocación (dirección principal, rompe juntas o junta continua) son factores a tener en cuenta.

Microcemento

El microcemento es una solución cada vez más empleada y que realmente vale la pena plantearse. Se trata de un pavimento continuo, sin ninguna junta, con un acabado no uniforme en su totalidad, parecido a los estucados venecianos que se colocan en las paredes haciendo aguas.  Suele utilizarse en locales públicos muy transitados, por lo que queda garantizada su buena resistencia.

Además, puede usarse sobre cualquier superficie lisa existente (menos el parquet, puesto que no es suficientemente rígido), por lo no habrá que quitar el pavimento o el alicatado presente. Su espesor ronda los 2mm, así que tampoco tendremos que rebajar las puertas. Tiene una buena gama de colores y su precio es competitivo.

Suelos de PVC

La evolución de los suelos de PVC ha sido espectacular en los últimos años. Tanto es así que este tipo de revestimientos están adquiriendo una estética similar a la de los suelos laminados, imitando a las baldosas, parquet de madera y hasta el microcemento. La ventaja del PVC respecto a los suelos laminados es que resultan mucho más económicos, no solamente por el precio del propio material en sí, sino también por su fácil y rápida colocación. Por todo esto se han convertido en uno de los materiales estrella de las grandes superficies de bricolaje.